• Todo Mascota

El Otoño y el perro: 5 Consejos

Perros en Otoo

Comenzamos una nueva estación, el otoño y con ella llegan menos horas de luz y el cambio de temperatura. Llega el momento de empezar a cuidarnos del frio, de tener cuidado con catarros y otros males, nosotros y nuestras mascotas.

Anteriormente os hemos dado unos consejos para proteger a nuestros gatos, bien pues ahora os vamos a hablar de nuestros perros.



1. La Rutina.

Se acabo el verano, las vacaciones, el dormir, los viajes y todas esas actividades que hacemos en verano y no el resto del año. Volvemos a la rutina, al trabajo, al colegio, madrugar, los horarios… todo esto también afecta a nuestro perro, como a nosotros, él también necesita una adaptación, para volver a la rutina.

Se termino el verano, esta época en la que más tiempo pasamos con ellos, que se acostumbran a largos paseos, a pasar mucho tiempo con nosotros, y ahora deben de acostumbrarse a pasar más tiempo solo, esto les puede crear ansiedad por separación. Para solventar este problema, intenta dejarles algún juguete nuevo, con el que se entretenga y que tengan unos paseos largos y entretenidos, con los que liberar el estrés del día. Si esto no le ayuda, recurre a un experto en comportamiento canino que te ayude a solventarlo.

2. Control de peso.

En verano, quien no coge un kilo de más, con esas comidas y esos días tan vagos. A nuestros perros les pasa exactamente lo mismo. Con la rutina hay que volver a la vida sana, debemos de comprobar cuál es el peso de nuestra mascota, para ello pesa a tu mascota en casa o mejor llévala al veterinario y que compruebe su peso, y si no tiene el peso adecuado, te podrá dar una dieta, para que lo recupere.

Tampoco nos podemos olvidar del ejercicio, aunque ahora dispongamos de menos tiempo, debemos de dedicar un tiempo todos los días, para pasear a nuestro perro y que este haga todo el ejercicio que necesita. Muchas veces, por mucho que queramos no disponemos de ese tiempo, pero por ello nuestro perro no puede quedarse sin ese tiempo, para ello recurre a familiares o amigos o mejor aun a los paseadores de perros, que se encargaran de que tu perro tengan todo lo que necesite.

Por muy mono que te parezca tu perro con unos kilos de más, no es nada bueno para su salud, igual que a nosotros, no tener un peso adecuado nos afecta, repercutiendo en la aparición de enfermedades, a nuestro perro, si no está en su peso adecuado, le puede pasar lo mismo. Un perro gordo no es un perro sano y los perros no comen de todo.

El Otoo y los perros
3. Revisión veterinaria.

Hemos viajado, conocido gente nueva, mascotas…. Es bueno descartar posibles enfermedades que podría haberse encontrado nuestro perro, una visita al veterinario para revisar a tu perro, no le hará ningún mal, al contrario.

Recuerda que con el cambio climático, llegan las bajadas de temperatura, y sus defensas también bajas, hay que tener especial cuidado con la leishmania.
Con el frío, sus defensas y el sistema inmune debilitados, los hacen más vulnerables a virus y bacterias, toma medidas y evita que se pongan malos, si vas al veterinario, para su revisión, él te dará las mejores pautas a seguir.

También ten en cuenta que a medida que nuestro perro va envejeciendo, el cambio de temperaturas les afecta más, debido a las enfermedades como la artrosis o artritis, como resultado de la vejez. Ayúdales con una alimentación especial, un ejercicio y peso controlado, así como una buen supervisión del veterinario.


4. Muda de pelo.

En esta época del año y en primavera, es cuando nuestro perro muda su pelo, ayúdales con este proceso, con cepillados, dependiendo de la raza que sea, necesitara que sean semanales o diarios.

Si no disponemos de tiempo para cepillarles el pelo, es aconsejable acudir a una peluquería canina, ya que puede ocasionarle nudos, que no dejarán que les salga el nuevo pelo.

Con el otoño también llega el agua, y cuando salimos a pasear, nuestro perro puede mojarse, llenarse de barro… es muy importante secar al perro, limpiarle… para evitar problemas en su piel como la dermatitis.


5. Parásitos.

Aunque se acabo el verano y con el calor, no quiere decir que las pulgas y garrapatas desaparezcan, al contrario, otoño es una época del año con mucha humedad, por lo que estos parásitos siguen siendo peligrosos, incluso son mucho más peligroso.
Sigue manteniendo a estos parásitos a ralla con los collares, pipetas y baños antipulgas y parásitos. Haz controles y consultas a tu veterinario y déjate asesorar, de cuál es el más adecuado para tu perro.


Y si tenemos todas estas cosas, bajo control, es el momento de que nuestro perro, disfrute de los montones de hojas y del otoño.

0 Comentarios

Deja tu comentario