• Todo Mascota

¿Cómo afectan los cambios de temperatura en los gatos?

El fro en los gatos

Con este verano tan variable, en el que tan pronto tenemos calor como frío, hace que nos preguntemos como afecta, que nuestros gatos pasen de estar a una temperatura normal y agradable para ellos a una elevada.

¿Sabes lo que le puede suceder a tu gato si está expuesto a mucho calor o mucho frío? ¿Y cómo detectar que está a punto de sufrir un golpe de calor o una hipotermia? Son pregunta que muchas veces no pensamos, ya que al estar en casa, creemos que están a salvo de todo, pero en vedad, pueden estar expuestos a variaciones de temperatura, tanto como nuestros perros, ya que los gatos tienen la costumbre de salir a dar paseos, de explorar…

Lo primero, que debemos de saber, es que nuestros gatos tienen una temperatura corporal de entre 38 y 39 °C.


El calor



Para saber si nuestro gato está sufriendo un calor excesivo, solo debemos de fijarnos en:

No tiene hambre, es decir, pierde el apetito

Bebe mucha agua

Babea excesivamente

Siente debilidad

O tiene temblores excesivos


Si notamos cualquiera de estos síntomas en nuestro gato, es el momento de poner medidas, para evitar todos los peligros que surgen con el calor excesivo.

Si no nos hemos percatado de estos síntomas y el calor sigue aumentando, entonces nuestros gatos podrán empezar a sentir los siguientes efectos:

Se tambalea y tiene movimientos torpes, incluso llega al mareo

Sufre deshidratación, lengua azul y aceleración del ritmo cardiaco.


Con estos síntomas nuestro gato, nos indica que está sufriendo un golpe de calor, por lo cual debes de actuar rápidamente, ya que el golpe de calor provoca fallo multiorgánico o la muerte.

Ten en cuenta que tu gato será más vulnerable al calor si sufre sobrepeso, si es mayor o un cachorro y si es un gato de excesivo pelo.



El calor en los gatos

El Frío



El frio, como el calor excesivo, es igual de malo para nuestros gatos, por eso debemos de fijarnos en:

Pierde el apetito

Sufre temblores o rigidez muscular

Si cambia su comportamiento

En el caso de no haber detectado ninguno de los síntomas anteriores, nuestro gato puede llegar a sufrir una hipotermia, en ese caso su temperatura corporal habrá descendido de los 36°C, los síntomas que nos alertaran, serán:

Mirada fija y pupilas dilatadas

Presión baja y dificultad para respirar

Alteración del ritmo cardiaco y desmayos

Como en el caso de los golpes de calor, la hipotermia también es muy peligrosa ya que le puede llegar a provocar un coma o la muerte.

Si tu gato ya es mayor o un cachorro será más vulnerable a sufrir por el frio, ten mucho más cuidado con ellos.


Todos estos cambios climáticos no solo conllevan las consecuencias antes descritas, sino que traen consigo multitud de otro tipo de enfermedades como la gripe felina, complejo respiratorio felino…

Por todos los problemas que puede ocasionar a tu mascota, ten cuidado de las temperaturas, refuerza su sistema inmunológico, revisiones periódicas con el veterinario, sobre todo si tienen otras enfermedades, si son mayores o cachorros. Y lo más importante, si ves alguno de estos síntomas en tu gato, actúa rápidamente y acude al veterinario.

0 Comentarios

Deja tu comentario