0 273

Toca el bañar al perro


El baño puede convertirse en algo tremendamente difícil, tanto para el perro como para nosotros. Por eso es importante que desde el principio hagamos una rutina de baño para él, que lo convierta en un momento agradable y relajador para el perro. Ya que es necesario, para la higiene de nuestro perro y así eliminaremos los malos olores y mantendremos su piel y pelaje sanos.

Para empezar con este nuevo ritual para tu mascota y para ti, primero debemos de elegir el lugar donde se va a realizar el baño, selecciona un lugar que sea de forma permanente el sitio de baño. Otra cosas a tener en cuenta antes de ponernos con el baño, es tener preparado los productos para el baño, como el champú, toalla… también tenemos que pensar cómo vamos a llevar a cabo el baño, de tal manera que sea un momento agradable para el perro, no os olvidéis de ese punto.
La frecuencia con la que llevemos a cabo el baño de nuestro perro, puede variar dependiendo del perro y del entorno, ya que dependerá de cosas como si nuestro perro tiende a ensuciarse con mayor facilidad que otros, o por el malo olor, que no está relacionado con que el perro este sucio o no lo esté. Algunas razas son mas proclives al malo olor como son los bulldog, shar-pei o los mastines y otras todo lo contrario como los dachshunds o los teckels. Otra cosa que puede hacer variar la frecuencia del baño en nuestros perros, es si son de pelo largo, un baño al mes, o si son de pelo corto, cada tres meses. Por lo general se recomienda un baño cada dos o tres semanas. Importante para el caso de los cachorros el primer baño debe de ser cuando termine con la vacunación. Consulta con el veterinario, que él te puede asesorar sobre la frecuencia de baño de tu perro.
Una vez ya tenemos el sitio para bañar al perro y sabemos cuándo bañarlo, hay que escoger el champú. Lo primero que tenemos que tener en cuenta es que el champú de uso humano no es adecuado para ellos. Los champús antipulgas del supermercado, son para lo que son, matar las pulgas, pero pueden producir otros problemas como resecar el cuero cabelludo, descamación y muchos otros problemas. A la hora de elegir un champú, bien podemos dejarnos asesorar por nuestro veterinario o tener en cuenta a la hora de elegir que sea un champú suave y eficaz, tener en cuenta que cada raza de perro tiene unas características diferentes y hay que buscar el champú más adecuado para su piel y pelo, tienes champús para pieles sensibles, para perros alérgicos…
Algunas de las caracterizas al escoger el champú es que tengan una tolerancia máxima cutánea, generen espuma fina, homogénea y con burbujas pequeñas y que tengan una textura que facilite la aplicación. Recuerde a la hora de escoger el champú, que su perro debe oler a perro no a fragancias u otros olores, tenga en cuenta que va a reducir su olor corporal y eso es un problema para su perro, ya que es su marca de identidad. Las partículas olorosas que segrega el cuerpo del perro, son el medio de comunicación de este con el resto de los animales y les sirve para distinguirse del resto de perros, por lo que el excesivo baño o el champús con fragancias perjudican a sus relaciones sociales. Abusar de los baños o del propio champú puede dañar su capa de grasa que protege el pelo y la piel, que no solo proporciona brillo al pelo, sino que lo protege de ciertas enfermedades.
Hoy en día también cuentas con champús con acondicionador, o con acondicionadores, son muy útiles en el caso de perros con pelo largo ya que desenredan el pelo y la tarea de cepillado es más sencilla.
Una vez seleccionado el champú, es necesario contar con un cepillo de cerdas suaves para extender el champú y unas cuantas toallas limpias, ya que nunca sabemos cómo va a actuar el perro y debemos estar preparados.
Primero hay que conseguir que el perro se meta en la bañera, con mucha paciencia y con buenas palabras, ve mojándolo poco a poco para que no tenga miedo, eso sí sin soltarlo, para no tener que correr detrás del perro.
Durante el baño es bueno que el perro tenga algún juguete con el que este entretenido, esto hará el momento del baño más fácil. Ten cuidado con la temperatura del agua y enjuágalo con abundante agua para que no queden rastros del champú y/o acondicionador.
Una vez le tenemos con el pelo mojado es el momento del cepillado para quitar los enredos, en algunos caso, por su pelo se les producen nudos, esos se los puede cortar, eso sí tenga mucho cuidado.
Y ya está listo para secarse, antes de usar las toallas, escurre con las manos el agua que le quede, y luego comienza con las toallas, este puede ser otro momento agradable para tu perro, mientras lo secas dile palabras agradables. Si vas a usar el secador, fuera del agua siempre, ten mucho cuidado de usar lo, a temperatura baja y manteniéndolo lejos de la cara, ya que puedes quemarlo.
Una vez terminado el baño, prémialo y di le unos cuantos halagos. Recuerde que la higiene del perro no solo es el pelo, sino que hay que preocuparse también por las uñas, los oídos… En estos casos puede pedir a su veterinario que le indique como hacerlo y que necesita.
Si no quieres pasar por todos estos preparativos, tienes la opción de llevarle a la peluquería, que podrás encontrar, hoy en día en la mayoría de las clínicas veterinarias.


0 comentarios

Contestar

Dejar comentario