0 232

Preparar a nuestro perro para la llegada de un bebé


¡Enhorabuena llega a la familia un nuevo miembro, un bebé! Es momento de muchos preparativos, habitación, ropa, accesorios… Y también tenemos que preparar a nuestra mascota a los cambios que van a producirse en su vida. Pero te preocupa el momento en que llegues a casa con el bebé, por la reacción del perro. Puede ser un momento delicado pero con paciencia y si tomamos medidas antes de que llegue el bebé, el perro aceptara al bebé en casa, sin celos ni problemas.

A continuación te damos una serie de consejos que puedes seguir, antes de que llegue el bebé, para ir acostumbrando a tu perro al cambio.
Primero nos tenemos que asegurar que nuestro perro no es agresivo con las personas, ni que tenga instintos cazadores, si presenta alguno de estos rasgos acude a tu veterinario para que te asesore.Segundo ve acostumbrando a tu perro a un horario, que se valla ajustando al horario que va a tener la casa con el bebé, para que esté acostumbrado cuando llegue el bebé. Además del horario, ve modificando la forma de pasear con tu perro, si es de los perros que tiran al pasear, ya que cuando llegue el bebé, en poco tiempo los paseos serán con el carrito del bebé y el perro por lo que es conveniente que se acostumbre a pasear al lado y sin tirar.
Tercero además de ir adecuando la nueva habitación para el bebé, también seria importante acondicionar un lugar para tu perro, un sitio donde pueda relajarse y se sienta seguro y alejado del ajetreo en casa y del llanto del bebé.
Cuarto deja que tu perro entre en el cuarto del bebé, para que se acostumbre a los olores nuevos y así no le atraigan tanto. No dejes que el perro se suba o tumbe en ningún mueble del bebé. No permitas que el perro coja nada del bebé, corrígele con un ‘mal’ o un ‘no’ y que te lo devuelva inmediatamente. Tener cuidado con los juguetes del bebé, que el perro solo juego con sus juguetes y no dejarle que juegue con los del bebé.
Cuando nazca, antes de que llegue a casa, llevar prendas usadas por el bebé para acostumbrar al perro al olor del bebé, dejar las prendas por casa, en diferentes zonas, para que se acostumbre a ellas, al tenerlas por casa así empezara a naturalizarse con ellas, no dejar que las coja ni que las mordisquee.
Al llegar el bebé a casa, el perro querrá saludar, sobretodo a la madre, deja el bebé a alguien y atiende un poco al perro, para que se tranquilice. Después presentemos el perro al bebé, sujetando al perro, dejar que lo olisque e investigue, si se siente tímido o asustado acaríciele y aliéntele a conocerlo, pero nunca le obligue.
Si el perro gruñe al bebé, ríñale y sáquelo de la habitación hasta que se calme. Nunca dejar solos al perro y al bebé en las primeras semanas tener al perro vigilado. Si el perro se acerca tranquilo y se comporta bien no le grites, ni le riñas. Enséñale a entrar en la habitación del bebé, tranquilo y que se quede quieto.
A medida que crece el bebé, cuando empieza a descubrir el mundo vigilarle, no porque el perro sea agresivo, sino porque el bebé es curioso y lo que quiere es tocar todo, pellizcar, agarrar… y eso puede hacer que lastimen al perro y este se defienda.
Se producirán mas cambios, se paciente con el perro, dale mucho cariño, incluso cuando este el bebé para que no sienta celos, intenta que los cambios no afecten a los paseos y ejercicio del perro.
Y a medida que nuestro bebé crece enseñarle a tratar al perro, a respetar la comida del perro, a dejar tranquilo al perro cuando duerme…
Se pueden tomar muchas medias con nuestros perros por la llegada de un bebé, si no estamos seguros de cómo actuar o que hacer, siempre se puede acudir a un entrenador, muchos cuentan con cursos especialmente dedicados a preparar a nuestro perro a la llegada del bebé.


0 comentarios

Contestar

Dejar comentario