0 278

Plantas toxicas o venenosas para las mascotas


Nuestras mascotas son curiosas y juguetonas siempre con todo lo que les rodea. Y utilizan las plantas no solo como juguete, sino que habitualmente las ingieren para purgarse. Por estos motivos nosotros debemos tener cuidado con las plantas que tenemos, así como con las que se pueden encontrar a la hora del paseo. En el caso de muchas de las plantas que se van a mencionar solo son peligrosas para nuestras mascotas si ingieren gran cantidad de ellas. Pero no solo con ingerirlas, como veremos a continuación el contacto con ellas también es perjudicial.'

Veamos algunas de las plantas más comunes a nuestro alrededor que puede ser toxicas o venenosas para ellos.
Acebo: Los síntomas tras ingerir una dosis mínima de frutos (dos serían suficientes), son: trastornos gastrointestinales con fuertes diarreas y vómitos, dolor abdominal, somnolencia y malestar general. Una dosis superior, y siempre dependiendo del tamaño del animal y de la cantidad ingerida, podría llegar a provocar deshidratación como consecuencia de la pérdida de líquidos, shock y muerte.
Costilla de Adán: Los síntomas tras la ingestión son: alteraciones gastrointestinales con posibles vómitos, irritación e inflamación bucal, de cuello, de esófago, etc.
Flor de Pascua: Los síntomas tras el contacto directo con la planta: dermatitis con irritaciones, prurito o picor, edema e incluso aparición de vesículas o ampollas. Los síntomas tras su ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, dolor abdominal, irritación de las mucosas y salivación abundante.
Hiedra. Yedra: Los síntomas tras el contacto directo con la planta: dermatitis con irritaciones, erupciones cutáneas e incluso aparición de ampollas y úlceras. Los síntomas tras la ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas y malestar general, fiebre, espasmos musculares, excitabilidad, bradicardia o disminución de la frecuencia cardíaca y, dependiendo de la dosis ingerida y del tamaño del animal, coma. En casos extremos, se puede dar la muerte.
Hortensia: Los síntomas tras la ingestión de las hojas o las flores son: trastornos gastrointestinales con diarreas, vómitos y dolor abdominal, malestar general y falta de coordinación.
Campanilla: las semillas y las raíces con altamente tóxicas; el resto de la planta es purgante. Los síntomas por ingerir son alucinaciones acompañadas de malestar general, trastornos gastrointestinales con graves irritaciones de tubo digestivo, violentas diarreas y dolor abdominal.
Jacinto: Los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos, diarreas y en algunas ocasiones, incluso la muerte.
Lirio: Los síntomas tras la ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, abundantes diarreas, dolor abdominal, irritación y malestar general, junto a hipertensión o aumento de la presión arterial.
Marihuana: Los síntomas tras la ingestión son: depresión del sistema nervioso central e incoordinación, así como vómitos, diarrea, babeo, aumento de la frecuencia cardíaca, e incluso convulsiones y coma.
Muérdago: Los síntomas tras ingestión son: trastornos gastrointestinales con vómitos, diarreas, irritación y dolor abdominal, junto a dilatación de las pupilas, salivación abundante y sed excesiva, cardiocirculatorios o neurológicos con asfixia, dificultad respiratoria, taquicardia o aumento de la frecuencia cardíaca, falta de coordinación, convulsiones, parálisis, coma y, en casos extremos debidos a una sobredosis, muerte.
Narciso: Los síntomas tras la ingestión de la planta son: trastornos gastrointestinales con violentos vómitos, diarreas, dolor abdominal e inflamación, salivación excesiva, convulsiones, trastornos cardíacos y en casos extremos, muerte.
Tulipán: Los síntomas tras su ingestión son: irritación gastrointestinal, vómitos y diarreas.
Lilas: representan un gran peligro mayormente para los gatos, aunque algunas de las especies también pueden afectar severamente a los perros. Los síntomas tras la ingestión son: malestar estomacal, depresión y temblores.
La palmera sagú: Los síntomas tras la ingestión son: vómitos, diarrea, daños hepáticos e incluso la muerte.
El aloe vera: Los síntomas tras la ingestión son: vómito, diarrea, espasmos, depresión y cambios en el color de la orina.
Si encontramos a nuestra mascota comiendo alguna de estas plantas es recomendable obligarle a sacarla de la boca. Y, por precaución, hay que guardar un trozo envuelto en un papel. Si llega a presentar síntomas de intoxicación, llevarle al veterinario y enseñarle la muestra recogida, para que el pueda valorar.


0 comentarios

Contestar

Dejar comentario