0 70

5 cosas que no le gusta que le hagas a un perro


Estamos pendientes de nuestros peludos, de que su alimentación sea la correcta y les guste, de que duerman muy cómodos, de que tengan todos y más juguetes, pero alguna vez nos hemos preguntado si alguna de las cosas que hacemos puede que no les guste, pero que nos las aceptan por ser nuestras.
Algunas cositas a tener en cuenta, que aunque ellos nos lo permitan podríamos evitar.

Falta de Estructura.

Aunque no lo parezca tu perro necesita unas normas, unas estructuras, que deben de cumplirse siempre, necesita saber cuándo es su hora de comer, su hora de paseo… Ya que así ellos saben lo que les toca en cada momento, y aunque tu pienses que esto hace su vida muy aburrida, lo que hace es quitarles estrés.
Una cosa muy importante, a la cual somos muy dados es a saltarnos alguna que otra vez las normas, es que cuando le pones una regla a tu perro, no vale que dentro de media hora, porque en ese momento te viene bien, la rompas. Un ejemplo, nuestro perro no puede subirse al sofá, pero bueno como ahora lo acabas de bañar, puede subirse porque está limpio, es un gran error los perros no entienden la diferencia entre una cosa o la otra. Si el perro no puede estar en el sofá, no se le permite nunca. Si el perro no se te puede subir encima, no puede nunca.
Las reglas hay que respetarlas, para no crearles confusión, y claro esta debemos de enseñárselas desde el primer momento. Cuando pasas tiempo reforzándolos, de forma consistente con recompensas positivas, también ayudas a que confíen en ti.

Usar menos palabras y más lenguaje corporal.

Aunque pensemos que nuestros perros nos entienden todo lo que decimos, no es así, comprenden algo, pero no entienden nuestro lenguaje, ellos necesitan de nuestro lenguaje corporal para saber que queremos. Por ejemplo, cuando tratas de razonar con ellos, ¡mal, como me muerdas otra zapatilla, no te doy más galletas! Ellos no te entienden, solo comprenden, mal, zapatilla y galleta. En lugar de eso usa un lenguaje sencillo y en el presente. Usa palabras clave que conozca y sobretodo el lenguaje corporal. Tendrás mayor posibilidad de que entienda el mensaje.
Por cierto ten en cuenta, que tus gritos probablemente los llenarán de ansiedad o miedo, o que sean completamente insensibles a ellos, y que ni siquiera entiendan qué les estás gritando.

Los abrazos.

Ten en cuenta que cada perro tiene sus cositas, algunos perros, sobre todo los más mimosos con tal de recibir mimos les va a dar igual que los abraces, pero para la mayoría de los perros, los brazos, puede ser interpretado como un signo de dominación. Muchos perros tolerarán los abrazos, pero eso no significa que les gusten.
Algunos perros se sentirán amenazados, asustados, o simplemente odiaran como se sienten y de hecho, que un niño abrace a un perro es una de las razones más comunes de mordidas.

Soplarles en la cara.

Fijo que es algo que todos los que tienen perros saben ya, una cosa que los perros odian mucho es que le soples, sobretodo en la nariz y en las orejas. Aunque nos parezca muy simpática la reacción que tiene nuestro perro cuando le soplamos, es algo que les molesta y si a nosotros no nos gusta que nos moleste, recuerda que a ellos tampoco.

Darle palmaditas en la cabeza.

Nuestros perros tienen más en común con nosotros, de lo que nosotros pensamos, tenemos que hacernos una pregunta, ¿Nos gusta que un conocido o desconocido nos de pequeños golpes en la cabeza? ¿Nos gusta que sin más la gente venga y nos toque la cara? Fijo que la respuesta en todos esos casos es NO, pues a nuestros perros les sucede exactamente lo mismo. Aceptan que les toque su humano la cara, acepta que le des palmaditas, no le gusta, pero lo acepta, porque les encantan nuestros mimos. Pero recuerda que lo que a ti no te gusta, lo mas seguro es que a él tampoco le guste.


0 comentarios

Contestar

Dejar comentario